Sarañani!
Revista de la Conservación Sostenible

Arkitectura sin Arkitektos

Actualizado: mar 29

Por Andrea Bocco. Charla “Arkitektura sin arkitektos”. Link video: https://youtu.be/8_tFcGswKl8


La exposición Architecture without architects de Bernard Rudofsky, que se montó con gran éxito en 84 lugares diferentes durante un período de unos doce años, fue probablemente la exposición itinerante más duradera del Departamento de Arquitectura y Diseño del MoMA.

En 1985, se habían vendido 100.000 copias, sólo en los Estados Unidos, del catálogo de la exposición que Rudofsky concebía como adelanto de un libro sobre el tema (The Prodigious Builders, 1977).


Rudofsky fue uno de los mayores observadores y divulgadores de todos los tiempos de un fascinante repertorio de arquitectura menor.

El énfasis en la relación armoniosa de los elementos, no en edificios individuales (monumentos) sino en conjuntos urbanos, le permitió reconocer el valor de cada elemento.


Rudofsky propuso a su público una especie de “nuevo catálogo universal”, en el que reunió una selección de conocimientos pragmáticos acumulados por las generaciones humanas en diferentes partes del mundo. Su intención era estimular el pensamiento crítico proporcionando un gran número de estímulos y opciones desconocidas.


De todos los “catálogos” rudofskianos, el menos frecuentado hoy en día, aunque el más rico, es el dedicado a los espacios públicos urbanos contenido en Streets for People. A primer for Americans, un libro que muestra la confusa interpenetración entre los factores físico-espaciales y las prácticas sociales del espacio público, y que forma parte del mismo proyecto editorial que Architecture without Architects y The Prodigious Builders.



La riqueza de las soluciones descritas fue suficiente para demostrar que su desaparición habría constituido un empobrecimiento general, comparable a la extinción de las especies biológicas, de las culturas humanas y de los oficios artesanos. Sólo la pereza legitimaba la creencia de que el modo de vida americano era el mejor. Una mirada cosmopolita era letal para el conformismo, y se alimentaba de los viajes. Con su biografía rica en cambios en el contexto cultural y de viajes, y con sus obras, Rudofsky proporcionó un ejemplo de cultivo metódico de la observación y el discernimiento a través de la exposición a diferentes civilizaciones.


No es fácil definir con qué estaba tratando Rudofsky. En su insaciable curiosidad, tendía a frecuentar territorios marginales. Evidentemente no le importaban los límites disciplinarios, sus intereses eran amplios, pero la coherencia de las partes era evidente.


Con Architecture without architects, Rudofsky operó una extensión de los objetos admitidos en la categoría de arquitectura que hoy en día tiene al menos los amplios límites definidos por la magistral obra de Paul Oliver.


La historia -las narraciones- de la arquitectura cubrían sólo unas pocas áreas geográficas y unas pocas culturas: demostrando así su provincialismo. Y estaban socialmente sesgadas: sólo tenían en cuenta los edificios de, para y diseñados por privilegiados.


En contra de esto, Bernard Rudofsky no propuso una historia alternativa, ni siquiera una nueva taxonomía; más bien un “catálogo de posibilidades” destinado a liberar a los arquitectos occidentales de su estrecho mundo, haciéndolos responsables de sus prejuicios y

ayudándolos a abandonarlos.


Siempre afirmó el valor de la diversidad; puso énfasis en la empresa comunitaria, más que en el “autor” individual. Entendió la Arquitectura sin arquitectos como un antídoto contra el formalismo orientado a la (celebración de la) personalidad.


Utilizó la arquitectura vernácula como una metáfora crítica de la práctica profesional, porque nunca es innecesaria, no es erigida por caprichos y no destinada a impresionar. Destacó su valor educativo: hay mucho que aprender de la (observación de la) arquitectura vernácula, como la demostración de los principios estructurales, de la función de los elementos de la construcción, de las propiedades de los materiales, entre otros. Se trata de un testigo de historia natural de la vida cotidiana.




En la arquitectura popular se puede reconocer una sabiduría sobre cómo vivir y dejar vivir, de cómo mantener la paz con los vecinos tanto en el sentido literal como universal. Además se puede reconocer la adaptación de los edificios en el entorno natural, acogiendo los

caprichos del clima y el desafío de la topografía.


En pocas palabras, en la Arquitectura sin Arquitectos se puede reconocer la aceptación de los límites. Su belleza es el resultado de la sensatez en el manejo de los problemas prácticos.


No hay duda de que el arte de vivir fue para Rudofsky tanto el principal tema de investigación como el objeto de una cuidadosa aplicación diaria en la conducción de su propia existencia. Como los médicos orientales, parecía mucho más interesado en describir las formas de una vida sana que en tratar de curar estados patológicos.


Ya desde los artículos para Domus en 1938, y hasta Now I Lay me Down to Eat y Sparta/Sybaris, sus últimas exposiciones en la década de 1980, Rudofsky extendió el objeto y propósito de la disciplina de la arquitectura, que llegó a concernir el modo de vida, o más bien la “cultura material de la domesticidad”. La arquitectura y la antropología se fusionaron entonces.


Una de las razones fundamentales por las que investigó y mostró situaciones del pasado, tradicionales y más o menos locales, fue la evidencia (vivida también biográficamente) de una capacidad humana inmemorial de crear, incluso en condiciones de medios limitados

disponibles, de forma plena y no sin placer. Rudofsky puso mucho esfuerzo en recoger y contar los restos de esta fascinación de la existencia diaria, llevada a cabo con calidad y dignidad.


Rudofsky reprochaba al Occidente contemporáneo que anteponía objetivos inútiles como la conquista del espacio o la posesión de artilugios inútiles al mejor de nuestros cuidados para hacer agradable nuestra existencia terrenal. Y esto no podría haber sucedido, en su

opinión, sin abordar críticamente las tres cuestiones fundamentales -alimentación, vestido, vivienda- que podían ignorarse porque se habían “resuelto” hace mucho tiempo y se habían convertido en suministros de mercancías.



Se puede ver una cercanía entre los enfoques de Illich o Schumacher y el de Rudofsky. Su humanismo caracterizó una época de crisis del modelo de desarrollo financiero-industrial, en la que fue posible cultivar esperanzas de cambio. Pero la reforma que Rudofsky buscaba

no se movía de razones políticas o filosóficas, sino de la búsqueda de lo agradable de la existencia - un hedonismo convencido, pero no menos sobrio: por repulsión instintiva del ruido y el exceso, y también por limpieza mental, sino por razones ecológicas.


Rudofsky destacó la identidad local y la dignidad humana. En la arquitectura sin arquitectos, el veía la encarnación de valores sensoriales, psicológicos, humanísticos, éticos. Construir para la vida, y no para responder a las modas, traía consigo consecuencias ecológicas: Rudofsky encontró absurdo e inmoral que los edificios tuvieran una vida más corta que aquellos que los habían construido. Para aquellos que habían estudiado y amaban las casas campesinas tradicionales, cuya vida útil es virtualmente infinita en tanto que el mantenimiento sea constante, el concepto de obsolescencia planificada era claramente inaceptable. Tanto en el paisaje urbano como en el rural, Rudofsky insistió mucho en la diferencia entre las civilizaciones europeas y asiáticas - para las que la tierra era sagrada, así como los frutos que producía, y la ciudad era un centro de arraigo en el universo - y la mentalidad de los colonos yanquis - para los que el continente era territorio enemigo, a conquistar y explotar.


*Andrea Bocco, Arquitecto y PhD. Profesor de Tecnología de la Arquitectura y Director del Departamento Interuniversitario de Ciencias, Proyectos y Políticas Territoriales del Politécnico de Turín.

34 vistas